Archivo de la categoría: Conservas vegetales

Tarta de Melocotón de Calanda con chocolate

Tarta de melocotón y chocolate: color, textura... se nos hace la boca agua

Tarta de melocotón y chocolate: color, textura… se nos hace la boca agua

María se ha atrevido con un postre para el primer concurso de recetas de porprincipio.com. Una estupenda tarta de chocolate y melocotón de Calanda. Tiene muy buena pinta y con la textura del melocotón debe estar riquísima. Si quieres votarla, haz dale a me gusta en su foto en el álbum del concurso.

INGREDIENTES:

Un frasco de melocotón de Calanda en almíbar

Media tableta de chocolate negro (70%cacao)

2 huevos

Sigue leyendo

A quien le pique…

¿Sabéis para qué sirve la escala Scoville?. Pues sirve para medir el contenido de capsaicina que se pueden encontrar en algunos alimentos –derivados más o menos directos del pimiento-. ¿Y la Capsaicina es…?. Es un componente químico que estimula los receptores térmicos de la piel y especialmente de algunas mucosas. Traducido en cristiano y resumido, es el grado de picante que tiene un alimento.

Hace unos días, veíamos en un programa de televisión al mediático y famoso chef británico Gordon Ramsay –estrella cumbre del Master Chef original- que viajando por el mundo para conocer gastronomías variopintas, se colaba en un concurso popular en India, donde una buena mujer –desocupada en hacer otra cosa de mayor interés- se metía entre el bindi y la espalda, 60 bhut jolokic, que es un pimiento –del tamaño de uno de Padrón- que tiene el subcampeonato en los productos naturales en la dicha escala Scoville. El inefable cocinero británico apenas tuvo capacidad de mordisquear uno solo de los frutos que después la joven hindú se restregó por los ojos, marcando un nuevo record Guiness –probablemente en la sección de records absurdos y sin interés-.

Sigue leyendo

¿Cómo se aliñan las aceitunas o las berenjenas?

Tronco arriba, tronco abajo, en España hay más de 280 millones de olivos eso quiere decir que tocamos a más de 6 olivos por cabeza hispana, ocupan casi 2,6 millones de hectáreas (los troncos, no las cabezas hispanas) y de éstas apenas el 5% corresponden a variedades de las llamadas de mesa o de aderezo (ya que muchas se dedican al aceite de oliva). Entre unas y otras sobrepasan el centenar de variedades de aceituna. Para el consumidor final se escapan la mayoría de ellas -como pasa en el caso de las variedades de uvas y los vinos– ya que en el mercado no es fácil encontrarlas, exceptuando en las mismas zonas de producción y a granel. Pero fuera de esos círculos es básicamente imposible, para muchos hablar de cañivana, picolimón, cordobí o cuquillo es hablar en norvietnamita.

Aceituna aloreña, deliciosa

Aceituna aloreña, deliciosa

Las aceitunas de mesa son recolectadas de forma manual para que no se rompa el fruto, es el llamado ordeño del olivo, también conocido como verdeo. Según su variedad, tienen unas tonalidades u otras, desde el “verde esperanza” hasta el “negro futuro”. La gran mayoría son tratadas con sosa para quitarles su amargor natural, aunque no son pocos quienes no están muy a favor de este tratamiento, a este proceso se le conoce en el mundillo aceitunero como el cocido.

Una limpieza que les quita los restos de sosa, da paso al “rajado” o “machacado”, porque una vez abiertas absorben mejor los matices de su particular guisado. Después entra en el proceso de salmuera, donde fermentan parcialmente, para pasar después a ser aliñadas con recetas tradicionales, seña de identidad de muchas de las aceitunas. Son las más conocidas y valoradas en esos templos de lujuria, donde la salivación es totalmente incontenible, llamados establecimientos de “variantes” y encurtidos. Lógicamente hay muchas aceitunas que no conocen estos avatares, sobre todo las variedades más dulces –las menos amargas- que íntegras y lavadas, entran en salmuera para su puesta a la venta.

El aliño es un preparado, aderezo o condimentación que tiene como fin realzar y/o potenciar el sabor. Podemos afirmar que el más antiguos y conocido aliño, es la antes citada salmuera –que identificaremos familiarmente como encurtido-, que tuvo su origen puramente conservante, sobre todo para frutos vegetales como pueden ser pepinos, ajos, cebollas o pimientos –aunque se pueden encontrar todo tipo de “sumergibles”. Pero las recetas  son numerosas y dependiendo de la zona donde se elabore, la poción presentará sus particulares variaciones, las hay para todos los gustos. Desde simplemente con agua, sal y especias, los guisos se vuelven cada vez más complejos y sabrosos, pudiéndose unir al reparto estrellas como pimientos, cebollas, ajos, frutos secos y vegetales, cascaras de limón o naranja, hortalizas…

Berenjena de Almagro IGP Embuchada

Berenjena de Almagro IGP Embuchada

Entre los frutos vegetales más conocidos por su deliciosa conservación en aliño son las deliciosas berenjenas de Almagro, que se aderezan con un delicioso caldo a base de agua, vinagre, aceite, sal, pimentón, ajos y cominos. Lucen particularmente porque el fruto, al ser muy carnoso, absorbe muy bien el líquido y si le dejamos el tiempo adecuado, tiene una jugosidad y un sabor que hacen saltar las lágrimas de emoción.

Este aderezo o uno muy similar también se utilizan para aceitunas de mesa de buen calibre –gordal-, que también cogen el saborcillo del condimento que da gusto. Otras muchas aceitunas también tienen sus aderezos particulares, ligado a la tradición de la zona de producción, buenos ejemplos son las machacamoya, camporreal o las malagueñas aloreñas, muy agradables de comer, además de porque el hueso se desprende de maravilla, porque son muy carnosas y cogen el rico sabor del aliño que se elabora tradicionalmente con  hinojo, tomillo, ajo y pimiento.

Pero no hay casa de población olivarera –de verdeo- que no tenga la receta familiar que ha pasado de generación en generación y esperemos que la herencia vaya para largo. De momento, prepararos un platillo de aloreñitas y un güitero, y os dejamos un enlace de un aliño puramente artesano con toda la gracia del mundo y… a disfrutar, que el mundo es nuestro.

La crisis de la Aceituna

Que nos estamos cargando el planeta a ritmo de fuga no es un secreto. La capa de ozono está raída y agujereada como si la hubieran atacado ratones intergalácticos, el calentamiento global está que arde, cada poco tiempo nos llegan imágenes desde los telediarios de los diferentes tifones, huracanes, tornados y demás catástrofes naturales que parecen cebarse con los más pobres, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen a marchas forzadas, las listas de bichos extinguidos cada vez se parecen más a las del SEPE…

Aceituna aloreña, deliciosa

Aceituna aloreña, deliciosa

La verdad es que la cosa está para preocuparse. La meteorología está casi tan loca como nosotros y ya no se sabe lo que es verano, invierno, otoño o primavera, en noviembre se anda en camiseta y en los meses de primavera en vez de estar con la sangre alterada y empezando a lucir carnes al sol, estamos pelados de frío y con el paraguas pendientes de que nos caiga un buen chaparrón.

Sigue leyendo

Así el tío de la carretilla está tan sano…

esparrago-trigueroEmpezando como una de las sagas más admiradas por este que suscribe, “Hace muchos, muchos años…”, cuando no había disponibilidad de “lechezepanes”, “gaitasicinas” o “loqueseacitos”, nuestros esforzados ancestros se las tenían que apañar con infusiones, hierbas, frutos, ungüentos, raíces y más elementos naturales para los tratamientos de las dolencias, tanto las más leves como las más graves. Así no es de extrañar que la esperanza de vida fuera bastante corta y los venerables abuelos de la época eran tiernos mozalbetes que criaban malvas antes que les crecieran casi las barbas.

Sigue leyendo

Llevo un buen melocotón… de Calanda por supuesto

Tiernos y carnosos, ¡¡menudos melocotones traigo!!

Tiernos y carnosos, ¡¡menudos melocotones traigo!!

En un blog de una tienda con una selecta oferta de casi medio centenar de magníficos vinos de diferentes denominaciones de origen, no se vería del todo extraño empezar con una coloquial frase como la que encabeza la entrada, pero…, ¡por favor!, somos gente seria, herís nuestra delicada sensibilidad. No estamos hablando de esos melocotones, como los homenajes etílicos “findesemaneros” de la adolescencia, que por cierto nos eran ajenos ya que nos dedicábamos a la reflexión y al recogimiento… sino que hablamos del mejor melocotón del mundo, el melocotón de Calanda.

Sigue leyendo

Los productos de Navarra. Corazón de melón, de mel… de alcachofa

No pierdas tiempo en pelar y cocer alcachofas. Quédate con el corazón.

No pierdas tiempo en pelar y cocer alcachofas. Quédate con el corazón.

Como se suele decir, si alguno de los integrantes de la dinastía de los Íñigos –primera dinastía navarra allá por el s.IX- levantara la cabeza, se le iban a quedar helados los bigotes medievales –por aquellos tiempos, sospechamos que tanto de ellos como ellas- de cómo ha evolucionado todo en esas tierras.

Posiblemente sea la Comunidad Foral de Navarra uno de los mejores sitios para vivir, los estudios dicen que allí se disfruta del mejor nivel de vida de España, no conocemos los parámetros que han tenido en cuenta, pero sin duda alguna Navarra destaca por ser una región moderna y dinámica, con una soberbia riqueza histórica y una interesantísima oferta cultural. Para nosotros, irredentos triperos y gastrónomos aficionados, que nos tira la cosa del yantar, es un paraíso de productos con que se nos abrirán las carnes de gusto.

Sigue leyendo

Los productos de Navarra. El Pimiento del Piquillo de Lodosa

Pimiento del Piquillo de Lodosa

Pimiento del Piquillo de Lodosa

Nos hemos dispuesto a buscar una explicación más o menos convincente del origen del popular dicho “me importa un pimiento”. Las respuestas encontradas han sido mínimas y no nos han convencido, por lo que nos lanzamos a teorizar -que es gratis- que al igual que se han hecho frases con un mismo significado con otros productos muy presentes en América –como el bledo-, también se acuñó ésta como menosprecio hacia los indígenas. Quizá la inquina que parecen tenernos Maduro o Evo Morales venga en parte de las afrentas al pimiento.

Sigue leyendo

Los productos de Navarra. Espárragos, la alegría de la huerta

Espárrago de Navarra y el sello de la IGP

Espárrago de Navarra y el sello de la IGP

¡Cojonudos!. Disculpadme, pero en años en que uno lleva escribiendo cosas en medios públicos sobre temas del comer y del beber, nunca pensé que alguno de mis jefes me permitiera usar un vocablo de esta índole en un blog. Por otro lado el buen gusto tampoco me lo habría permitido pero es que en esta ocasión nos estamos refiriendo a los espárragos, por supuesto.

Según parece, esta denominación para un calibre de espárragos proviene de una anécdota histórica, cuando nuestro afable y campechano monarca recibió unas muestras de los espárragos “mejor dotados” de algunos cultivadores y conserveros manchegos.

Sigue leyendo

Berenjena de Almagro, placer adulto

Uno, que ya va acumulando algún achaques, algunas canas y cierta deforestación capilar, recuerda con cierta nostalgia aquellos grandes barreños de porcelana donde reposaban y se empapaban bien las hermosas berenjenas en un delicioso y aromático aliño. El primer jugoso bocado y la mirada asesina de nuestros padres cuando aquel néctar vinagroso y pimentonado se distribuía en todos los recovecos de la pechera de la camisa de los domingos.

Berenjena de Almagro IGP Embuchada

Berenjena de Almagro IGP Embuchada

En las más prestigiosas y “formales” de aquellas fiestas se podían ver enormes carteles manufacturados donde se informaba que era auténticas berenjenas de Almagro. Ahora y aunque se ha perdido cierto romanticismo, todavía podemos encontrarlas a veces en alguna feria, y disfrutar de este rico fruto a granel. Pero la vida, que ha evolucionado un montón y va a una prisa que se las pela, nos ha posibilitado disfrutarlas sin necesidad de Perritos Pilotos, Paquito el Chocolatero y amenazantes norias ruinosas, con unas excelentes conservas. Además, y desde hace una veintena de años, con la siempre tranquilizadora imagen de la Indicación Geográfica Protegida como garante de calidad.

Sigue leyendo